Intimo, privado, público

En un numero reciente de Psikeba, Liliana Vásquez Rocca analiza los conceptos de intimidad y privacidad, y su relación con los medios de comunicación. LVR comienza señalando el rol de estos medios como focos de resistencia y crítica al poder político en el siglo xviii y xix, pero que en nuestros días cumplen un rol opuesto, fortaleciendo por un lado el poder despótico del estado, al cual le brindan capacidades de obtener información y vigilancia incesantemente totalmente inéditos, al tiempo que estos mismos medios ayudan a generar una subjetividad cautiva e ilusoria. Frente a este avasallamiento de lo privado, otrora reducto del hombre frente al avasallamiento de la esfera política y lo colectivo, LVR rescata la esfera de la intimidad, que seria una privacidad aun mas recóndita: “Lo que es realmente necesario resguardar es la intimidad, aquello que no se transa en los mercados globalizados de nuestra era y que nos conforma y nos diferencia a cada ser humano”.

Para cernir esta intimidad, LVR sugiere ante todo diferenciarla de la privacidad: “privado significa: 1) ‘particular, personal’ (vida privada, reunión privada, zona privada, uso privado, acceso privado); 2) ‘relativo a aquello que se ejecuta en soledad o a la vista de unos pocos’ (en privado); y 3) ‘de titularidad particular, no estatal’ (sector privado, propiedad privada, colegio privado, salud privada, televisión privada, universidad privada, etc.). En su segunda acepción, en privado tiene un matiz de menor reserva que la locución en la intimidad, que implica un mayor grado de aislamiento y la idea de un mayor goce y disfrute de la soledad o de la compañía de unas pocas personas próximas”.

La intimidad, dice LVR, no se devela sino que se destruye. En este sentido, la posición que defiende LVR es la contraria a Sloterdijk, quien la concibe en términos teológicos.

Casualidad o zeitgeist, justamente en estos días el sitio nonfiction publica una reseña de un libro recientemente publicado por Michael Foessel (La privation de l’intime, Seuil, Paris, 2008) que aborda este mismo tema desde un óptica quizás un poco diferente. Foessel es profesor de filosofía y germanista, pertenece a la redacción de la revista Esprit y es autor de un libro sobre el pensamiento de Paul Ricoeur. Foessel trata, al igual que LVR del triangulo publico / privado / intimo, pero para oponer privado, entendido en sentido hegeliano como órbita de los intereses económicos, a lo intimo, que este bien puede acordarse con lo publico. Lo intimo, y junto con el la democracia, se fragilizarían cuando lo intimo es colonizado por las lógicas mercantiles de la esfera privada que siguiendo un modelo gerencial, presentan a yo como propietario de sus cualidades y de sus sentimientos. Este fantasma de transparencia y de control de si es característico de la ideología neo-liberal que reduce todas la dimensiones de la vida humana al cálculo y al control de las relaciones de su Yo a los Otros. Esta formaría una utopía negativa de pseudo-intimidad, que se manifestaría en algunos sitios internet y a otros aspectos de las nuevas TIC (tecnologías de información y comunicaciones).

La dimensión política de la intimidad y aun de la privacidad no son temas nuevos. Los intelectuales románticos hicieron de la primera, y el pensamiento liberal del segundo, sus blasones. Si realmente las TIC constituyen una utopía negativa o un espacio neutro donde se presentan oportunidad de liberación y de avasallamiento novedosas que aun entendemos solo en forma parcial, me parecen preguntas importantes pero que no deben ser tratadas con el gesto altanero con el que Adorno consideraba fascista al jazz y pensadores comunistas rechazaban todo arte abstracto.

En todo caso debemos saludar estos intentos de remozar estas cuestiones a la luz de las nuevas condiciones y de la experiencia acumulada.

About these ads