HUMANISTAS Y CIENTIFICOS

Humanistas y Científicos
Gregory Wheeler(*)

C.P. Snow afirmó que las universidades en general están compuestas por dos tipos de personas, intelectuales literarios y científicos, y que el típico individuo de una de estas especies es prácticamente incapaz de comunicarse con un individuo de la otra.

Esta observación de Snow, popularizada en su conferencia de 1959 Two Cultures and the Scientific Revolution (Dos Culturas y la Revolución Científica), publicada nuevamente en 1993 por la Universidad de Cambridge, permite hasta cierto punto explicar las dos diferentes culturas que llamamos en general las ‘humanidades’ y las ‘ciencias’.

La conferencia de Snow es un estudio de esas dos culturas, sus reglas, jerarquías y tradiciones educativas, y nos lleva a preguntarnos ¿en que medida las ‘humanidades’ y las ‘ciencias’ son consecuencia de la forma de organización y distribución de recursos económicos a las universidades modernas, categorías burocráticas mas que del azar de los intereses y temperamentos?

Sin duda hay fundamento para agrupar las materias académicas en la forma en la que lo hacemos. Física, química y biología son los pilares de las ciencias experimentales. Aunque las habilidades y métodos son diferentes en cada caso, todas ellas aspiran a reconciliar la evidencia y las teorías que presuntamente gobiernan alguna región del mundo natural. Pero los temas estudiados por las humanidades típicamente no se prestan a experimentos; no hay ramas experimentales de la historia ni laboratorios de literatura. Es tentador considerar que la importancia de datos experimentales es una indicación del carácter científico de una disciplina. Las ciencias ‘duras’ ponen la evidencia experimental al frente, mientras que las humanidades no lo hacen o no son capaces de hacerlo.

Aunque esta es una imagen comúnmente aceptada, es sin embargo errónea. Las matemáticas tienen tan poco ver con datos experimentales como la poesía, y la cocina profesional es tan experimental como lo son las ciencias sociales, pero cocina es claramente una profesión y no un tema académico, mucho menos una ciencia.

Quisiera sugerir que clasifiquemos los temas académicos en tres y no en dos categorías. Existen disciplinas formales, experimentales e interpretativas. Esta clasificación tripartita fue propuesta por Henry Kyburg en su Science and Reason (1990, p. 16) para representar en forma mas adecuada las actividades que componen un área de estudios. Esta forma de pensar las disciplinas académicas es muy recomendable, especialmente para aquellos que están abocados a un trabajo interdisciplinario.

Las matemáticas son esencialmente una disciplina formal, las ciencias empíricas son en general disciplinas empíricas, y la literatura y las artes son los mejores ejemplos de disciplinas interpretativas. Pero casi todos los campos de estudio recurren a habilidades de cada una de las otras categorías. La biología y la literatura se ocupan frecuentemente de estructuras formales, matemáticas y sicología se ocupan ocasionalmente de interpretaciones, y sicología y literatura se interesan por los hechos acerca la sociedad o grupo que producen un comportamiento observado o cuyos miembros escriben una serie de obras de teatro.

Mas aun, algunos campos son una mezcla turbulenta de tipos disciplinarios, y es posible que muchas de las disputas ideológicas que se dan en estos campos se deban a una falta de acuerdo acerca del tipo de disciplina al que este campo pertenecería.

Muchas veces se considera a la filosofía como un campo turbulento, a pesar que yo pienso que es básicamente una disciplina formal y que la mayor parte de la polémica es errónea.

Inteligencia Artificial es, por el otro lado, un buen ejemplo de un campo turbulento. Tiene ramas que son altamente formales en una forma muy sofisticada y ramas que son empíricas, y estos tipos están en conflicto en cada uno de las áreas de investigación.

No esta claro en que medida la distinción tripartita seria útil para organizar una universidad, como lo pensaba Kyburg. Pero estas categorías son útiles para ser tenidas en cuenta por un investigador en el área del razonamiento. No solo el área de razonamiento refiere a resultados de las ciencias cognitivas, computación y de la decisión, y sugerencias de la filosofía, matemáticas y lingüística. Mas aun, un tema como razonamiento (y yo agregaría, biología), requiere una variedad de habilidades formales, experimentales e interpretativas. Y esas demandas no coinciden fácilmente con la cultura universitaria descripta por Snow.

_______________________________________________________________________

(*) Gregory Wheeler es investigador del Centro de Inteligencia Artificial, Dpto de Ciencias de la Computación, Universidade Nova de Lisboa (Portugal). Esta nota fue publicada originalmente en The Reasoner, 1 (1)( http://www.thereasoner.org/) , y se publica en nuestro blog con su gentil autorización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s