¿Hacia un encuentro entre la filosofía analítica y la continental?

Un articulo reciente publicado de Sean Kelly (Harvard) en el Times Literary Supplement y reproducido en el blog Leiter Reports se interroga sobre el posible acercamiento de posiciones entre la filosofía analítica y la continental. Cinquenta años luego de la confrontación en Royaumont, los signos de acercamiento parecen multiplicarse.

Quizas la distancia entre estas dos escuelas que dominan en forma antagónica aun hoy el pensamiento contemporáneo nunca fue tan grande. Pensadores importantes en el pasado reciente han tratado de sintetizar en forma creativa lo mejor de ambas tradiciones. Es el caso especialmente de Ricoeur y de Tugendhat. Rorty y Habermas pueden en parte también ser vistos como contribuidores al acercamiento de temas entre ambas escuelas.

Quizas el mayor obstáculo a un acercamiento sea la falta de conocimiento mutuo. Ambas escuelas cultivaron un insular desconocimiento mutuo, reforzado en parte por el hecho que la mayor parte de la producción analítica se publica en idioma ingles, mientras las filosofas continentales estan dominadas por el Aleman y el Frances. A esta circunstancia se agrega otra de estilo. La mayor parte de la producción continental parece ser de tipo histórica y hermenéutica, en gran medida, historia de su propia corriente. Por el contrario, la mayor parte de la producción analítica tiende a concentrarse en problemas, en muchos casos de una cierta granularidad. En un caso y en otro, muchos esfuerzos parecen desde una cierta perspectiva parroquiales.

En los últimos años, las barreras lingüísticas y culturales parecen haberse hecho mas permeables. Dos venerables instituciones Francesas, el Collège de France y el Normal Sup tienen cátedras de filosofía analítica. Y los departamentos de filosofía de las universidades americanas e inglesas son mas receptivos a otras perspectivas.

¿Que motiva este acercamiento, o al menos la curiosidad por conocer mejor la perspectiva de la otra parte? En su articulo Kelly alude, entre otros factores, a una creciente falta de unidad en la corriente analítica, especialmente en lo que hace al así llamado ‘giro lingüístico’. En el ejemplo que da Kelly, si tomamos por ejemplo el problema de la percepción, la filosofía analítica parte del presupuesto que solo la ciencia puede darnos un conocimiento empírico valido de este conocimiento, la tarea de la filosofía se reduce a analizar los recursos lingüísticos que utilizamos para hablar de la percepción, y por intermedio de este análisis disolver los falsos problemas que nos impiden reconocer las contribuciones de la ciencia empírica de la percepción (neurología, psicología cognitiva, etc.). Según Kelly, tanto en la metafísica como en la filosofía de la mente -dos campos centrales del pensamiento analítico- se escuchan voces que proponen el rechazo del ‘giro lingüístico’ y donde se abren interesante posibilidades de dialogo con la fenomenología.

Otro síntoma de esta apertura es un nuevo interés por la filosofía de Hegel. Mas que cualquier otro filosofo, Hegel es la antítesis de lo que el movimiento analítico se propuso realizar. Y he aquí que nos encontramos frente a un intento de evaluar críticamente e incorporar aspectos del pensamiento hegeliano. Mas sobre este tema se puede leer en Analytic Philosophy and the Return of Hegelian Thought.

Anuncios