Badiou sobre la crisis economica

Alain Badiou comenta sobre la crisis económica

Tal como nos la presentan, la crisis planetaria de las finanzas se asemeja a una de esas malas películas cocinadas en esa fábrica de éxitos preformados que hoy en día llaman “cine”. Nada falta en ella, ni siquiera esos sobresaltos que nos aterrorizan: imposible impedir el viernes negro, todo se derrumba, todo se va a derrumbar…

Frente a esta imagen cinematográfica de la crisis, Badiou ofrece dos conclusiones. La primera tiene que ver con la diferencia, que cobro un cierto auge con esta crisis, entre una ‘economía real’, y una economía ‘irreal y especulativa’. Badiou no ve realmente diferencia entre ambas. De allí se sigue la solución que propone para elaborar una política diferente:

Esa política se encuentra, y sin duda se encontrará durante mucho tiempo, a mucha distancia del poder del Estado, pero poco importa. Comienza a ras de lo real, mediante la alianza práctica de las gentes más disponibles para inventarla: los proletarios recién llegados de África o cualquier otro lugar y los intelectuales herederos de las batallas políticas de los últimos decenios. Se ampliará en función de lo que sepa hacer, punto por punto. No mantendrá ningún tipo de relación orgánica con los partidos existentes ni con el sistema, electoral e institucional, que les da vida. Inventará la nueva disciplina de los que no tienen nada, su capacidad política, la nueva idea de lo que será su victoria.

Notemos: Badiou presenta una política totalmente desconectada de las realidades actuales de la crisis. No tiene opinión sobre la intervención gubernamental. La indiferencia esta fundamentada teóricamente sobre la indiferencia frente a todas las modalidades del capitalismo. Pero indiferencia teórica tiene consecuencias practicas. Una política maximalista en su retorica, que se alía a los elementos con menos posibilidad de tener una acción efectiva sobre lo real, no puede tener otro resultado práctico que la impotencia. El maximalismo teórico se revela ser un minimalismo practico. Y la alianza histórica que Badiou preconiza, parece ser mas bien la caricatura de la alianza histórica de proletariado e intelectuales radicales que Marx trato de forjar, tanto en su producción teórica como en su actividad practica.

Anuncios