Acerca del paso de la primera a la segunda version de la historia de la sexualidad de Michel Foucault

El proyecto inicial para esta serie de estudios, tal como fue presentado en La volonté de savoir (1976) no era ni reconstruir la historia del comportamiento y de las prácticas sexuales, ni analizar las ideas (científicas, religiosas o filosóficas) mediante las cuales aquellos comportamientos eran representados. Era entender de que manera en las modernas sociedades occidentales se llego a constituir algo así como una ‘experiencia’ de la ‘sexualidad’, una noción familiar, y que sin embargo es escasamente aparente antes del comienzo del siglo xix.
Hablar de la sexualidad como de una experiencia histórica implica acometer la genealogía del sujeto de deseo y retornar, no solo a los comienzos de la era cristiana sino también a la filosofía antigua.

Cuando retornó de la era moderna, mas allá del cristianismo, a la antigüedad, Michel Foucault encontró una pregunta que es a la vez muy simple y muy general: ¿porque el comportamiento sexual, y las actividades y placeres que de el derivan, se convierten objeto de una preocupación moral? ¿Porque esta preocupación ética, dependiendo del momento, parece mas o menos importante que la atención moral que se le presta a otros dominios de la vida individual o colectiva?
Esta problematización de la existencia, aplicada a la cultura greco-latina, parece a su vez estar ligada a un conjunto de practicas que pueden ser denominadas ‘artes de la existencia; o ‘técnicas del yo’ y de una importancia tal que ameritan un estudio completo.

De aquí finalmente el recentrado general de este vasto estudio sobre la genealogía del hombre de deseo desde la antigüedad clásica a los primeros siglos de la era cristiana.

Citado por David Macey The Lives of Michel Foucault: A Biography. New York: Pantheon Books, 1993, pp. 465-6 (traducción castellana: Las vidas de Michel Foucault. Madrid: Cátedra, 1995)

Foucault esta justificando la modificación del proyecto inicial de la Historia de la Sexualidad, y tratando de mostrar que hay una unidad intima entre ambos proyectos, separados por casi siete años y a primera vista tan diferentes.

Algunos elementos y problemas que vale la pena recalcar:

  1. La sexualidad como “experiencia histórica”.
  2. Experiencia es diferente a las practicas y a los comportamientos.
  3. Experiencia, practicas y comportamientos, son a su vez diferentes de las “ideas”. Aquí Foucault parece seguir la vulgata marxista y diferenciar netamente estructura y super-estructura ideológica. La realidad del texto es sin embargo otra.
  4. El proyecto de Foucault consiste en hacer la genealogía del “sujeto de deseo”. En realidad debiéramos decir, que la genealogía apunta a reconstruir el origen y formación de ese “sujeto de deseo”, o quizas mejor, “el sujeto como sujeto preocupado de su deseo”, a partir de las ideas, sobre todo filosóficas, que presiden y acompañan su gestación. La tentación es grande de remplazar “genealogía” por “fenomenologîa” en el sentido hegeliano. Pero pareceria ser justamente para resistir a esta tentación que Foucault usa el primer concepto, cuyo origen remonta a Nietzsche. Pero la tentación no ceja y acecha a la sombra de la frase.
  5. Esta “preocupación” es la contrapartida de ciertas artes o técnicas de vida. La ‘”experiencia” es lo que unifica y da sentido a estas “practicas y técnicas”, y las idealizaciones y sistematizaciones filosoficas, medicas, morales,etc.
  6. Para Foucault La experiencia no es objeto de estudio, pero tampoco es una mera construcción intelectual.
  7. Sobre la noción de “experiencia” en Foucault, Beatrice Han escribió un trabajo fundamental: Foucault’s critical project: Between the transcendental and the historical. Stanford, Calif: Stanford University Press, 2002. Se pueden consultar en Internet algunos de los trabajos de Han en su pagina web.