Pensar el yo

El sitio La vie des idees trae una entrevista con el historiador norteamericano Jerry Seigel, a proposito de su libro The Idea of the Self: Thought and Experience in Europe since the Seventeenth Century (Cambridge University Press, 2005). Seigel explica su posicion frente al pensamiento de Foucault, de Derrida, y de Taylor, y su modelo de análisis basado en una triple dimensionalidad: la dimensión del cuerpo, la dimensión de las relaciones sociales y culturales, y por ultimo una relación de reflectividad. Esta triple matriz se aplica también a las diferentes tradiciones que se desarrollaron en el pensamiento Frances, Ingles o Aleman sobre la naturaleza del yo.

A la pregunta cuál es su propia teoría del yo, contesto Seigel:

Yo trataría seguramente de resistirme a escribir una teoría, especialmente porque creo que es un error pensar que el yo sea un tipo “cosa” sobre el cual se puede tener una teoría de tipo general, entenderlo como tratamos de entender el argumento de un libro o el funcionamiento de una computadora. Si yo estaría de alguna forma obligado a escribir un capítulo sobre mi propia del yo, yo admitiría que he llegado a la conclusión que el yo es de alguna manera construido a partir de las tres relaciones ya mencionadas: identidad corporal (body selfhood), relaciones sociales y culturales, y reflexión. Y admitiría también que, como afirmo en el libro (en una forma que filósofos probablemente consideren débil), que yo pienso que teorías que tratan de absorber una de estas dimensiones por completo en las otras hacen imposible entender cosas importantes sobre la existencia individual. Pero me resistiría a ir más allá de esto. Yo digo en mi libro que, cuando hablamos del yo, cuando tratamos de entender nuestro propio yo o el yo de otros, lo que realmente estamos tratando de hacer es tratar de adquirir algún tipo de comprensión coherente de cómo los diferentes determinaciones de nuestro ser se relacionan entre sí. Eso es lo que entendemos, a mí parecer, cuando hablamos del yo, no de una cosa, sino los intentos que todos hacemos de crear una relación coherente entre los diferentes componentes de nuestra existencia. Hay muchas formas de hacer esto, moldeadas y coloreadas por todo tipo de diferencias individuales y sociales, que yo pienso que hay buenas razones para tratar de no ponerlos todas en un mismo cajón. Quizás es por eso que, al fin de cuentas, soy historiador y no filosofo.

El original ingles se puede leer aqui y la traducción al Frances aqui.