Macherey lector de Ricoeur lector de Freud

Pierre Macherey comenta en su seminario sobre la interpretación de Freud desarrollada por Paul Ricoeur. Segun Macherey, hay que ver esta interpretación en el contexto de la corriente de pensamiento fenomenológico, que para Macherey incluye tanto a Hegel como a Husserl.

Lo que explica el interés de esta corriente por Freud, como lo muestran (para la cultura francesa) los ejemplos de Merleau Ponty, Hyppolite y Ricoeur mismo, es la pretensión de esta corriente de pensamiento a una cierta modernidad, y a la renovación de su problematica. Ambas ramas de la fenomenologia tienen en comun el rechazo de una cierta concepcion de la espritualidad como interiorridad. En otras palabras, ambas se oponen al cartesianismo, a la tradicion que funda la conciencia en su reflexividad y su relacion a si misma.

Macherey habla de la lectura de Freud que Ricoeur propone en su Freud: Una intepretacion de la cultura (publcacion original de 1965, traduccion castellana de 1970) como una lectura profesorial, de una gran seriedad, etc. Pero esta claro que Macherey no comparte el análisis de Ricoeur. Macherey alude a la falta de una confrontacion real con el pensamiento de Lacan, con quien el mantuvo ‘un dialogo encriptado’ (a juzgar por la autobiografia de Ricoeur, se trata mas bien de un dialogo de sordos, en el mejor de los casos).

Macherey concluye su analisis con la siguiente reflexion:

el psicoanálisis no es mas que un tema ocasional de reflexion para Ricoeur, que el utiiza para realizar una triple operación.

La primera operación…consiste a efectuar el giro fenomenológico de la filosofía. Este giro consiste en retomar los principales problemas de la filosofia a partir de la … tematica de la intencionalidad … que deposesiona la conciencia de su vida interior, invitandola a confrontar a un mundo otro y a un mundo de los otros.

La segunda operacion corresponde a lo que Doninique Janicaud denominó, en un panfleto que tuvo el efecto de una bomba, y en el cual curiosamente no se mencionaba a Ricoeur, ’el giro teológico de la fenomenología’, su uso como un trampolín para una trascendencia divina, lanzada al encuentro del otro, para la orientación de la conciencia a la consideración del otro mundo y del gran Otro, renunciando al principio objetivo de neutralidad que segun Husserl debía ser el punto de partida de la fenomenologia.

La tercera operación, en la cual la filosofia se convierte en un instrumento, puede ser denominada el ‘giro fenomenológico de la teología’, retoma la ensenanza de Bultman que la Interpretacion de la Cultura asimila en repetidas oportunidades a la obra de Freud, invita a la conciencia religiosa a renunciar a la tentación mitologica que la tira inexorablemente para atrás y hacia abjoa, y a lanzarse, en sentido opuesto, hacia adelante y hacia arriba, en el sentido de una practica religiosa purificada al haberse liberado del peso histórico de la superstición.

Mas que la libertad que se arroga de interpretar filosoficamente el psicoanalisis, al que reconoce por otro lado lucidamente como irrecuperable, lo mas objetable es la libertad que Ricoeur se arroga de intepretar la filosofia a la luz de la teologia, en la perspectiva de una teologica protestante que corresponde mas a la responsabilidad de creyente que a su competencia filosofica, responsabilidad y competencia entre las cuales el mantiene una confusion inquietanto, con el pretexto de reconciliar fe y saber, practicando una mezcla de generos donde la fe tiene tanto para ganar como el saber a perder.

La lectura de Macherey es un tanto abstracta y no poco injusta. Los escritos de Ricoeur sobre psicoanalisis recientemente publicados con el titulo Autour de la psychanalyse (Du Seuil, Paris, 2008), reune ensayos posteriores a la Interpretación de la cultura. En ellos vemos que el interes de Ricoeur por Freud consitutye un momento en su pensamiento, sino que se mantiene constante a lo largo de su obra. Su lectura, asi como su filosofia en general pueden responder a una vocacion religiosa, pero no son en modo alguno apologeticos, sino exploraciones honestas de uno de los principales practicantes de una filosofia de la sospecha. La lectura de Ricoeur quiere ser respetuosa aun de aquellos aspectos que parecen a primera vista mas alejados de la concepción humanista que Ricoeur defiende.

La primera colección de artículos que Lacan publicó, los famosos Ecrits I, fueron publicados en du Seuil, el mismo editor que publico poco tiempo antes, el libro de Ricoeur. Macherey reconoce que la publicación del libro de Ricoeur tuvo alguna influencia en la decisión de Lacan de publicar su propia versión de una lectura de Freud.