La filosofía en la era de su producibilidad digital

En el blog Vacio – El nombre propio del Ser encontramos esta ponencia sobre filosofía y los nuevos medios de comunicación digitales (lo que también se denomina “Humanidades Digitales”).

 La producción filosófica digital amplía su campo de acción, sus condiciones de producción y discusión, yendo más allá de las redes de la institución universitaria. El caso límite, ahora potencialmente posible, es que un intelectual digital podría no estar necesariamente afiliado a una institución académica y aun así ser respetado de sus áreas de especialización, áreas que también van ampliándose y que pueden ir más allá de lo que la currícula y el canon universitario define como lo relevante. A través de medios digitales, como por ejemplo un blog, uno puede interactuar con diferentes audiencias e ir construyendo un capital simbólico (para usar la expresión de Bourdieu) paralelo al de la universidad. Pero esto supone tener una actitud de apertura. Ello implica compartir ideas, trabajo en proceso, experimentar con nuevos medios, experiencias en redes sociales.

Una hipótesis interesante que en todo caso muestra en que medida la practica filosófica puede llegar a transformarse en el futuro en direcciones inesperadas.