Jorge Semprún y los “Grundrisse”