Foucault: lo propio del discurso filosófico (1984)

Lo que hace precisamente que un discurso filosófico no sea simplemente un discurso científico…lo que hace que un discurso filosófico desde Grecia hasta nuestros días no sea simplemente un discurso político o institucional…lo que hace en fin que un discurso filosófico no sea simplemente un discurso moral…es que a propósito de cada una de esas preguntas, el discurso filosófico incorpora también las otras dos. El discurso científico es un discurso del cual se pueden definir las reglas y los objetivos en función de la pregunta: que es el decir verdadero, cuales son sus formas, cuales son sus condiciones  y estructuras? Lo que hace que un discurso político no sea mas que un discurso político, es que se limita a preguntar acerca de la politeia, de las formas y de las estructuras del gobierno. Lo que hace que un discurso moral no sea mas que un discurso moral es que el se limita a prescribir los principios y las normas de conducta.

Lo que hace que un discurso filosófico sea otra cosa que cada uno de estos tres discursos, es que el no plantea jamás el problema de la verdad sin al mismo tiempo interrogarse por las condiciones de ese decir verdadero, sea del lado de la diferenciación ética que obra en el individuo el acceso a esa verdad, sea aun en el aspecto de las estructuras políticas en el interior de las cuales ese decir verdadero tendrá el derecho, la libertad y el deber de pronunciarse. Lo que hace que un discurso filosófico sea un discurso filosófico y no simplemente un discurso político es, que cuando pone el problema de la politeia (de la institución política, de la repartición y de la organización de las relaciones de poder) pone al mismo tiempo el problema de la verdad y del discurso verdadero a partir del cual pueden ser definidas esas relaciones de poder y su organización, pone también el problema del ethos, es decir, de la diferenciación ética en la cual esas estructuras políticas pueden y deben dar lugar. Y por fin, si el discurso político no es meramente un discurso moral, es que no se limita a querer formar un ethos, ser la pedagogía de una moral o el vehículo de un código. El discurso filosófico no plantea jamás la pregunta del ethos sin interrogarse al mismo tiempo por la verdad y la forma de acceso a la verdad que podrá formar ese ethos, y sobre las estructuras políticas al interior de las cuales este ethos puede afirmar su singularidad y su diferencia. La existencia del discurso filosófico, desde Grecia hasta ahora, es precisamente la posibilidad, o mejor dicho, la necesidad de este juego: jamás preguntar por la aletheia sin relanzar, al mismo tiempo, a propósito de esta verdad, la pregunta por la politeia y el ethos. Lo mismo vale para la politeia. Lo mismo vale para el ethos.

Michel Foucault, Le courage de la verité: Le gouvernement de soi et des autres, Cours au Collège de France 1984, Paris, 2009, pp. 62-63 (traducción no autorizada)