El Círculo

Entre los muchos libros publicados este año, posiblemente los haya de mejores cualidades literarias, pero The Circle de David Eggers es posiblemente uno de los mas originales e importantes. Redactado en un lenguaje directo, y en el estilo de la science fiction, presenta una sociedad distópica que tiene una inquietante semejanza con nuestra actual sociedad.

El Círculo es una compañia de internet en un futuro cercano, que absorbe las funciones de algunos de los gigantes de internet actuales, es decir, las funciones de busqueda (Google), medio de pago y autentificación (Paypal), relacionamiento social (Facebook, Twitter) y data mining en forma masiva. El Circulo esta liderada por un trio de personages que guardan alguna simiitud con los lideres de algunas de las empresas mas conocidas del medio internet. El Circulo es tambien la historia de Mae, una joven de clase media baja, egresada de una  universidad  prestigiosas pero agobiada por deudas incurridas para pagar su educacion  que logra, con la ayuda de una condiscipula y amiga intima ser reclutada para trabajar en el Circulo, escapando asi a un destino de mediocridad e insatisfacción que le vaticinan su previo trabaja en la empresa de electricidad de su ciudad provincial. El Circulo es tambien la historia de un aprendizage de las conductas miméticas exigidas por el Circulo, y de las traiciones que supone. Y por ultimo el Circulo es la documentación de la dinámica aparentemente irresistible del Circulo por cerrarsse y convertirse en un universo totalitario, (simbolizada por la apertura de la “C” inicial y la cerrazon del circulo, pensemos en la letra “O”), donde se confuden definitivamente las fronteras de lo privado y lo público.

Novelas disptopicas de todo pelaje no son novedad, y se publican con regularidad predecible y algunas tienen la suerte de convertirse en libretos hollywoodenses. Lo que diferencia el Circulo de estas descripciones apocalípticas es el aspecto suave y aterciopelado del mundo que se nos presenta, lo realista de sus planteos, y la critica que hace de muchos de los mensajes utópico-ideologicos del mundo del internet.

Desde sus inicicios el internet ha sido acompañado por un aurea utópica, prometiendo una solución rápida e indolora a todos los problemas de la humanidad. Esto no es inusual. Otras innovaciones tecnológicas han acompañadas por relatos salvificos, y por contra-relatos apocalípticos hoy olvidados. Quizas esto este mas acentuado por la rapidez de la expansión y popularización de esta tecnologia en particular

.El mito fundamental del internet que Eggers expone y critica es el mito de los efectos saludables de la transparencia y la total visibilidad. No se trata obviamente de una idea nueva. Ya en el Genesis encontramos la idea de un Dios omnisciente, al que no escapa ninguna acción humana. Y la misma idea aparece, en forma invertida, en el relato platónico del mito del anillo de Giges, joya milagrosa que permite a su poseedor volverse invisible, y en tal estado, cometer todas las inmoralidades que su corazón apatece. La inversa es por lo tanto valida: la supresión de toda invisiibilidad hace el delito imposible. Es esta la logica que lleva a iluminar las calles de nuestras ciudades, los frentes de nuestras casas, y a desconfiar de lugares poco iluminados, tema explotado por el cine gótico.

Hacia fines del siglo XVIII, el reformador Jeremy Bentham propuso la formula del Panopticon, estructura arquitectonica que permite la constante vigilancia de los internos, ya sean estos presidiarios, alumnos, o trabajadores en un taller. La esencia del panopticon es la disposicion que permite que los guardias o celadores vean lo que hacen los internos, y que los guardias mismos esten bajo la total supervisión de sus superiores, mientras que estos estan siempre a la merced de la supervision del publico en general.

El panopticon quedo en concepto, y la propuesta de Bentham de construir un penal  basado en estos principios no fue aceptada por el gobierno britanico de su época. Sin embargo, la idea tuvo ecos, En 1874 se construyo en Colombia un penal que llevaba ese nombre, y que se inspiraba vagamente en las ideas de Bentham. Y segun Foucualt, los modelos de organización penal responden al  mismo tipo de modelo que el imaginado por Bentham.

Al mismo tiempo, no hay que ver las ideas de Bentham solo en el contexto de  una sociedad totalitaria. Bentham  fue un reformista que trato toda su vida de cambiar el código penal de su pais, racionalizar el sistema de penas, y combatir sistemas represivos que consideraba anacrónicos e inhumanos. Entre sus partidarios se contaba John Mill, el padre de John Stuart Mill, uno de los pensadores utilitarianistas y liberalies (en el sentido anglosajon, es decir, progresistas o reformistas) mas influyentes de su tiempo.

Otro hito importante en el desarrollo de la idea de la transparencia, pero distópica en este caso, aparece en el 1984 de George Orwell. En la sociedad totalitaria descripta por Orwell, cada hogar y cada lugar de trabajo esta obligatoriamente provisto de un equipo de television, cuyo proposito no es solo bombardear a los sujetos con una incesante propaganda que suprime el pensamiento crítico, sino al mismo tiempo mantenerlos bajo constante vigilancia. El televisor actua no solo como receptor sino tambien como camara omnipresente, que espia los menores actos de los individos.

En el caso de Bentham y de Orwell, el tipo de visibilidad y transparencia es vertical y unidireccional. El supervisor ve al guardia, y este al interno, pero el interno no ve al guardia, ni este a su superior. De arriba hacia abajo hay transplarencia, pero total opacidad de abajo hacia arriba. Mas aun, en el caso del panopticon, hay absoluta opacidad a nivel horizontal, Los internos no se ven entre si, no pueden interactuar de ninguna forma.

Hace unos años lei un libro cuyo titulo no puedo ya recordar, publicado en los primeros años de desarrollo del internet. El autor criticaba el modelo de Orwell, y sugeria la posibilidad que los individuos de la sociedad descripta por aquel podrian con ingenio modificar los equipos que los sometian a vigilancia y convertirlos en medios de comunicación. Convertirlos entonces de medios de supervision vertical en medios de comunicación horizontal. Por supuesto “una television” que permite comunicaciones con otros individos, es justamente el internet.

Tenemos asi dos modelos diferentes. Un modelo de transparencia vertical de arriba hacia abajo, que es totalitario y tiránico. Y frente a este, un modelo horizontal, que permite el libre intercambio y el desarrollo de ideas e opiniones, fundamentalmente democratico. El modelo horizontal se parece en buena medida a lo que Habermas describio en uno de sus primeras publicaciones como la “esfera publica”. Es esta noción de transparencia demoractica, horizontal, benigna, que esta en el centro de la critica de Eggers.

El tema de la transparencia es introducido en la narración en forma gradual. Primero, uno de de los nuevos compañeros de trabajo le cuenta a Mae que esta trabajando en un sistema que impida el rapto de infantes. Es una tema dolorasamente familiar ya los hermanos de este compañero fueron raptados y asesinados en su niñez. Aunque no es un tema en el que el Circulo esta envuelto en forma especifica, la compañia, como muchas de las compañias de Internet permite a sus empleados desarrollar proyectos que no estan relacionados con el negocio central, llegando a apoyarlos financieramente en ciertos casos. Se trata de usar un microprocesador  implantable en el cuerpo de los infantes. De estas forma los padres pueden saber donde se encuentran el niño, programar el sistema para los alerte si sale de ciertos limites prefijados, etc. Luego aparece el SeeChange, pequeños webcams, autónomous y conectados via satelite, que cada individuo puede colocar a voluntad y consultar remotamente. Digamos que queremos ir a la playa, y queremos ver el estado del tiempo, no en general, sino en el punto especifico. Podemos acceder a alguna de las innumerables SeeChange camaras y ver si vale la pena hacer el viaje. Pero una vez la camara instalada, por supuesto que no sabemos que otras imagenes podemos ver. Con un poco de imaginación podemos colocar una de estas camaras en el jardin de infantes de nuestros hijos, en la casa de nuestros padres ancianos, o en cualquier otra situacion que querramos, con buena o mala razón. El SeeChange va mas alla del webcam que conocemos porque es absolutamente autonomo y puede por lo tanto instalarse en cualquier lugar, sin otra limitación que el buen o mal criterio de cada uno. Por ultimo aparece una versión personal del SeeChange, que es portado por un individuo. En este caso, se trata de algo destinado inicialmente a ser utilizado por politicos electos, para dar transparencia a su función. Portando este accesorio, el publico puede monitorear en forma permanente los actos de sus electos, sus conversaciones, sus intercambios con otros politicos, con lobistas, con su electorado.

Aunque virtuosos en si mismos, y motivados por buenas intenciones, la adopción generalizada de estos accesorios comienzan rapidamente a desatar tragedias. Exentos al area de total transparencia no quedan mas que aspectos empobrecidos de la vida. Solo en el baño y en la intimidad de la alcoba pueden escapar nuestros personajes al ojo vigilante de la transparencia generalizada. Se trata sin duda de una transparencia horizontal, pero en vez de generar una esfera de publicidad virtuosa à la Habermas, la transparencia horizontal general deviene una sociedad fascista, absolutamente determinada a no permitir ninguna excepción al régimen de exámen absoluto y permanente. Este carácter fascista se hace patente en la persecución con final trágico de Mercer, un ex-novio de Mae que decide refugiarse en una zona remota del norte del pais, para escapar a la persecución incesante de la transparencia y el espionage generalizado. Para contrariar esa voluntad, Mae invoca todas las furias de camaras, drones (aviones sin piloto) y otros recursos que primero localizan al pobre Mercer en su refugio y por ultimo provocan con su persecución demónica el accidente de automobil (o quizas suicidio) en el que pierde su vida. Son significativas las palabras de una de las perseguidoras de Mercer: “¡Rindeté a nosotros! ¡Rindete a nuestra voluntad! ¡Sé nuestro amigo!”

Aunque hay seguramente otros aspectos en este libro, dos me parecen fundamentales, y son: el problema de la compatibilidad entre transparencia e individualidad, y el problema de la hubris, del exceso de la acción respecto de sus intenciones que pueden en si ser banales o inocuas.

El problema de transparencia no es un problema nuevo. Muchas sectas religiosas la han adoptado al punto de rechazar todo tipo de privacidad del individuo, llegando en algunos caso a prohibir la constitución de parejas, como en el caso de los Shakers en Estados Unidos. Comunas utopicas, entre ellas el kibuts en su versión primitiva, tuvieron que afrontar esta contradicción. Lo que Eggers muestra es que es que no puede haber individuo sin un ámbito opaco y personal, escondido a la mirada de los que lo rodean. Sin un ambito de privacidad, la individualidad no puede desarrollarse.  Y si bien hay ámbitos donde la transparencia es legitima, y el nivel de exposición publica de cada uno de nosotros, y no solo los politicos electos o funcionarios designados, sino de cada uno de nosotros, ya sea por haberlo elegido asi, o a nuestro pesar, debiera limites que no deben ser sobrepasados. Y las excepciones a este derecho deben ser claras y limitadas.

Las intenciones de Circulo, de sus ejecutivos y de sus empleados son puras en general. No es una historia de villano holywoodense en busqueda de la dominación mundial. Podemos suponer que en términos generales, las intenciones son buenas y desinteresadas. Pero aun buenas intenciones pueden tener consecuencias desastrosas. Para imaginar lo peor no tenemos que suponer una voluntad diabólica, o una voluntad mediocre, puede bastar con un conjunto de voluntades angelicales. Mae no tiene ninguna razón para desencadenar la persecución de su ex-novio. Todo comienza en forma banal. Mae tiene como mision demostrar a sus televidentes el funcionamiento de una serie de tecnologicas que combinando el poder de las camaras SeeChanges, de programas de reconocimiento visual, de acceso a bases de datos y con la cooperación del publico, permita localizar un fugitivo que cometió uno de esos crímenes horribles que nos hacen clamar  justicia.  La tecnología cumpre con su cometido, el culpable es aprehendido, y la justicia se cumplirá. Es luego de haber completado el ejercicio que a Mae se le ocurre, mas como diversión que otra cosa, encontrar la pista de Mercer. Mercer no es un fugitivo, no hay justificación para invadir su esfera privada. Pero es la existencia de un mundo de absoluta trasparencia que parece hacer imposible la existencia de un núcleo de opacidad, al punto de sentirse amenazado por su merca existencia.  Nuevamente, la historia no es la historia mas o menos convencional de una agencia secreta de espionage como el NSA o sus equivalentes. Menos aun una policia secreta como la Stasi  o la KGB lo fueron en su momento. Se trata de acciones en si bien intencionadas y que emanan de la vida diaria de los actores, pero que adquieren en un momento una dinámica implacable que supera sus voluntades individuales.

Anuncios