Mise en abyme

La expresión francesa ‘mise en abyme’ (también escrito como ‘mise en abîme’) me era familiar por haberla leída y escuchado mas de una vez, pero reconozco que nunca me preocupe por entender exactamente lo que quería decir. Solo hoy, habiéndola encontrado nuevamente leyendo un excelente comentario de Barbara Carnevali   a la traducción francesa de ¿Porqué duele el amor? Una explicación sociológica (Editorial Katz/Capital Intelectual, 2012) de Eve Illouz. Decidí  por alguna razón hacer esta vez lo elemental y ‘googlear’ esta expresión.

El articulo de Wikipedia que encontré fue mas que interesante, ya que me permitió descubro que la expresión ‘mise en abyme’ tiene una historia bastante interesante. Comenzando por el hecho que ‘abyme’ refiere en este caso a una término  del francés medieval y a un contexto heráldico, y significa originalmente ‘abismo’ sino el el centro de un escudo de armas. El escudo de armas se lee como un jeroglífico,donde cada región del mismo tiene un sentido y una valencia, que modula el sentido del símbolo que allí se encuentra.
Según Wikipedia, fue Gide quien introdujo este término en el lenguaje de la crítica literaria, en su libro Los Falsos Monederos.
En su uso actual, ‘mise en abyme’ es una metáfora para una situación en la cual una imagen refiere a otra, y así hasta el infinito. Algunos ejemplos son, una historia dentro de una historia (como una obra de teatro representada en una obra de teatro), una serie de espejos que uno refleja al otro, un escudo de armas donde en el centro del mismo aparece el mismo escudo de armas.
En todo caso, el uso de esta metáfora parece estar relacionado con una concepción del lenguaje como una combinatorio de signos sin referentes, donde cada expresión remite siempre a la totalidad de las expresiones y nunca a una dimension extra lingüística. Es básicamente el síntoma de una dificultad de nombrar en el dominio de la teoría lo que en practica no supone dificultad alguna.
Mise en Abyme es esencialmente la negación de la tesis que afirma que para que haya interpretación tiene que haber algo que no se puede interpretar, que la interpretación no es infinita, en algún momento se detiene en el núcleo duro de la realidad que se presente en forma inmediata. El inestable equilibrio que el viejo Kant quiso preservar entre aquello que es dado y aquello que es construido.
‘Mise en abyme’ mas que una respuesta me parece ser el síntoma de una carencia, una solución cómoda a un problema dificil, una muletilla que nos evita pensar.
En algunos casos, se supone que ‘mise en abyme’ indica una procedimiento de reflexibildad, pero esto no es cierto. Se trata mas bien de un procedimiento circular, que justamente inhibe la posibilidad de una reflexion, en el sentido de un pensamiento sobre las categorías que organizan el pensamiento. La reflexion siempre conlleva una relación asimétrica, pero la circularidad es perfectamente simétrica, y por lo tanto, en la mayor parte de los casos, banal. No hay novedad, como la hay en la reflexion, sino mera repetición.
Anuncios