Ascesis, cuidado de sí, verdad y subjetividad revolucionaria según el último Foucault

En 1982 Foucault dictó una serie de cinco conferencias en la Universidad de Victoria, Toronto, Canada, donde desarrollo sus ideas sobre el “cuidado de si” y su importancia para el esclarecimiento de la esencia de la cultura occidental.

Entre otras ideas, Foucault deslizó algunos comentarios sobre la relación entre verdad y cuidado de sí, y como estas consideraciones podrían ser de interes para una mejor inteligencia del fenómeno de la práctica revolucionaria.  Se trata de un comentario fragmentario, que Foucault dejó sin completar. A continuación algunos extractos de dichas conferencias. La traducción al español es del autor de esta entrada.

 

Yo pienso que durante siglos la cultura occidental osciló entre dos tipos de ascesis: una ascesis orientada a la verdad, y una ascesis orientada a la realidad. No digo que estas dos formas sean totalmente incompatibles. La mayor parte del tiempo han estado imbricadas. Pero, la tension entre esos dos tipos de ascesis puede explicar, creo, muchos aspectos o muchas de las crisis de nuestra cultura.  ( Michel Foucault, Dire vrai sur soi-même, Conférences prononcées à l ’Université Victoria de Toronto, 1982, Edition, introduction et apparat critique par Henri-Paul Fruchaud et Daniele Lorenzini, Vrin, Paris, 2017, 108)

 

[El Platonismo] provee la primera y la formulación  precisa del ajuste reciproco de estas dos ascesis. El Platonismo coloca la verdad en el otro mundo y hace del movimiento hacia el otro mundo el medio de adquirir la verdad (109)

 

El mito de Edipo y el mito de Fausto pueden ser consideraodos como la expresión de las dificiles relaciones entre las dos ascesis. El precio de la verdad en terminos de la realidad. Consideren una institucion como el psicoanalisis. Este se ocupa precisamente de estos dos problemas: el precio de la verdad y el precio de la realidad (109).

 

Luego de haber estudiado el problema historico de la subjetividad a travez del problema de la locura, del crimen, del sexo, yo quisiera estudiar el problema de la subjetividad revolucionaria. Ha llegado el momento de estudiar la revolución no solo como movimiento social o como transformación política, sino tambien como experiencia subjetiva, como tipo de subjetividad. Y tengo la impresion q ue se podria proyectar una cierta luz sobre esta subjetividad revolucionaria [tomando en cuenta] la interconexión y los conflictos entre la accesis que apunta a la verdad y la accesis que apunta hacia la realidad. Pienso que la fascinacion que la idea de revolucion ejerce sobre ciertos individuos se debe en parte a la promesa que estas dos formas de accesis podrian ser practicadas al unisono: renunciar a esta realidad y ir hacia otra realidad por la adquisición de la verdad y la constitucion de si en tanto que sujeto que conoce la verdad (109-110).

 

En nota aclaran los editores de este curso que Foucault no llego a desarrollar este proyecto, pero que sin embargo en la 2a. hora del curso del 26.2.1984, Foucault habla del movimiento cínico como una categoria histórica que atraviesa en formas diversas y con objetivos varios toda la história occidental. El cinismo se interesa a la revolucion no como proyecto político sino como “forma de vida” que plantea el problema de una otra vida”, una otra vida que es la verdadera vida (118 nota 40, citando Courage de la Verite, p. 161 y 169-172).
Anuncios

Michel Foucault, La Sexualité. Cours donné à l’université de Clermont-Ferrand (1964), suivi de Le Discours de la sexualité. Cours donné à l’université de Vincennes (1969), Hautes Études | EHSS | Gallimard | Seuil, Paris, 2018

La Sexualite cours coveture

Michel Foucault, La Sexualité. Cours donné à l’université de Clermont-Ferrand (1964), suivi de Le Discours de la sexualité. Cours donné à l’université de Vincennes (1969),  Hautes Études | EHSS | Gallimard | Seuil, Paris, 2018

La publicación reciente de dos cursos que Foucault dictó sobre la sexualidad, el primero en la Universidad de Clermont-Ferrant en 1964, el segundo en la Universidad de Vincennes en 1969, es un acontecimiento de gran importancia para el estudio de la obra del filósofo.

Estos textos atestan del interés de Foucault por el estudio de la sexualidad años antes de emprender la serie de textos que conforman la “Historia de la Sexualidad”(HS).  Coincidentemente, se publicó no hace mucho el cuarto tomo de la HS (“Les aveux de la chair”, largamente esperado. Ambas publicaciones, tomadas en conjunto, nos permiten comprender con mayor justeza los orígenes y el desarrollo ulterior de este proyecto. La editorial presenta así esta obra:

Michel Foucault había iniciado el proyecto de una historia de la sexualidad desde la década de 1960, y le había dedicado dos cursos, hasta ahora no publicados.El primero, dado en Clermont-Ferrand en 1964, examina las condiciones de emergencia, en Occidente, de una conciencia problemática y una experiencia trágica de la sexualidad, así como del conocimiento que lo toma por objeto. Partiendo de una reflexión sobre la evolución del estatus de la mujer y la ley del matrimonio, este curso aborda todo el conocimiento sobre la sexualidad, desde la biología o la etología hasta el psicoanálisis.El segundo, dado a Vincennes en 1969, se prolonga al mismo tiempo que se mueven estos interrogatorios. A Foucault le interesa en detalle la aparición de un conocimiento biológico sobre la sexualidad y cómo se invirtió en un conjunto de utopías a lo largo de los siglos XIX y XX: utopías transgresoras de Sade a la historia. de O., utopías integradoras, con el objetivo de reconciliar la sociedad y la naturaleza sexual del hombre, desde Fourier a Marcuse. Esta es una oportunidad para que Foucault profundice su genealogía crítica del tema dual de la sexualidad natural y la liberación sexual, iniciada en 1964, pero que tiene más sentido después de mayo de 1968.Estos cursos son dos hitos esenciales para una arqueología de la sexualidad como una experiencia moderna. Descubrimos un Foucault que no duda en usar datos biológicos sobre la sexualidad contra una cierta concepción estrecha del sujeto humano; Foucault atento a mantener el potencial transgresivo contenido en la experiencia sexual y analizar las condiciones económicas, sociales y epistemológicas de su reciente constitución en el objeto del conocimiento y los intereses políticos. Michel Foucault había iniciado el proyecto de una historia de la sexualidad. tan temprano como en la década de 1960, y le había dedicado dos cursos, hasta ahora inéditos.(http://www.seuil.com/ouvrage/la-sexualite-cours-donne-a-l-universite-de-clermont-ferrand-1964-michel-foucault/9782021401134).

Pero quizás de mayor interés sean las extensas notas, y la detallada discusión titulada “Situation des cours”, redactadas ambas por Claude-Olivier Doron.  En ambos casos, el lector toma conocimiento de la inmensa tarea de investigación realizada por Foucault sobre estos estos temas, que se tradujo en extensas fichas de lectura conservadas ahora en la BNF, junto con materiales preparatorios de todo tipo, que incluyen notas de cursos en Túnez, un diario filosóficos en múltiples cuadernos, y muchos otros materiales preparatorios cuya existencia podemos vislumbrar en las copiosas notas de Doron.  

Es de notar el desarrollo y la madurez de la escolástica Foucaultiana, desde sus comienzos inseguros en las primeras colecciones de textos, prólogos, conferencias y reportajes contenidas en los Dits et Écrits, pasando por la creciente tecnicidad de las ediciones de los primeros volúmenes publicados de los cursos del Collège de France, pasando por la edición de obras en la colección La Pléyade, y hasta el actual texto.

Algunos elementos formales son a lamentar. En primer lugar, no disponemos aún de un listado exhaustivo y completo de los materiales conservados en la BNF.  La decripción accesible del contenido de estos archivos nos informa que este comprende 117 cajas, de las cuales 22 parecen correspoder a los cursos del CdF, y 95 corresponden a notas de lectura, manuscritos y otros materiales adicionales (cf. https://archivesetmanuscrits.bnf.fr/ark:/12148/cc98634s ). Doron parece haber estudiado este material con particular atención y ha intercalado en su texto decenas notas valiosas para la comprensión de este texto de Foucault y de su obra en general. Lamentablemente, el texto editado no incluye una bibliografía de las obras citadas. Esto es cierto también para los cursos del CdF.  Es comprensible que los editores hayan obviado este aspecto, ya que la tarea no es nimia, pero para el lector que quiere acceder a alguna de estas fuentes, está obligado a retrazar sus pasos hasta la primera vez que un texto determinado es citado, lo que no es simple.

 

¿Cual es el interés particular de esta obra? Obviamente lectores diferentes encontraron aspectos diferentes para resaltar.  Para el lector casual, que no está particularmente involucrado en el estudio de las obras de Foucault, el mayor interés radica en las secciones del segundo curso que tienen que ver con la crítica de la noción de utopía y en especial de las utopías sexuales.  Como lo dejan ver la noticias editorial, hay una diferencia importante de contexto entre el primer y el segundo curso. El primer curso lo dicta Foucault como profesor de psicología en una universidad de provincia en 1964. El segundo curso lo dicta Foucault como profesor de filosofía en la facultad rebelde e hiper-radicalizada de Vincennes un año luego de la revuelta estudiantil y obrera de Mayo de 1968.  Foucault dialoga aqui especialmente, aunque no únicamente, con Herbert Marcuse, autor de dos obras fundamentales de gran resonancia en aquellos años: El final de la utopía y especialmente Eros y civilización. En ambos Marcuse presenta una tesis que se inscribe en términos generales en la corriente Freudiano-Marxista, tesis que recibieron una enorme atención en aquel periodo.  Foucault dialoga y critica esta tesis, para lo que elabora el concepto de “heterotopía”, y desarrolla un concepto de la sexualidad que sospecha de toda idea de una sexualidad natural buena y pura, previa a su regimentación en el seno de la sociedad.  Esta tesis se prolongarå luego en la crítica a la “hipótesis represiva” de la que dirá Foucault que

una primera aproximación, realizada desde este punto de vista, parece indicar que desde el fin del siglo XVI la “puesta en discurso” del sexo, lejos de sufrir un proceso de restricción, ha estado por el contrario sometida a un mecanismo de incitación creciente; que las técnicas de poder ejercidas sobre el sexo no han obedecido a un principio de selección rigurosa sino, en cambio, de diseminación e implantación de sexualidades polimorfas, y que la voluntad de saber no se ha detenido ante un tabú intocable sino que se ha encarnizado -a través, sin duda, de numerosos errores- en constituir una ciencia de la sexualidad. (M. Foucault, Historia de la Sexualidad I: la voluntad de saber, 1977, p. 20).

 

Habermas: entrevista en El País

El País entrevista a Jurgen Habermas. Se habla de la figura del intelectual, del internet y su influencia en la esfera pública, la vigencia actual y futura de la filosofía,  de marxismo, de ‘patriotismo constitucional’, de la cultura alemana de postguerra, y de un nuevo libro que el filosofo tiene en preparacion sobre su esperanza “que la genealogía de un pensamiento posmetafísico desarrollado a partir de un discurso milenario sobre la fe y el conocimiento pueda contribuir a que una filosofía progresivamente degradada en ciencia no olvide su función esclarecedora.”.  Se trata tambien de los problemas agudos de la Europa contemporanea: el Islamismo, la continuación de la unidad europea, sobre Merkel y Macron. De este ultimo observa Habermas: ” Macron me inspira respeto porque, en la escena política actual, es el único que se atreve a tener una perspectiva política; que, como persona intelectual y orador convincente, persigue las metas políticas acertadas para Europa; que, en las circunstancias casi desesperadas de la contienda electoral, demostró valor personal, y que, hasta ahora, desde su cargo de presidente, hace lo que dijo que iba a hacer. Y en una época de paralizante pérdida de identidad política, he aprendido a apreciar estas cualidades personales en contra de mis convicciones marxistas”.

 

 

Las confesiones de la carne: nota 4

En un articulo reciente publicado en LARB (Los Angeles Review of Books), Mitchell Dean y Daniel Zamora se preguntan si el encuentro y el interes de Foucault por el neo-liberalismo explicarian el cambio de programa de la Historia de la Sexualidad (ver las notas anteriores sobre las Confesiones de la Carne).  Dean y Zamora publicaron un estudio sobre el encuentro de Foucault con el neo-liberalismo, que se manifestaria en las presentaciones que hace Foucualt en los cursos en el College de France.  Sobre este tema se puede consultar el comentario de Elden  que tiene referencias biblográficas tanto a los textos de Dean y Zamora como a las criticas que se le han hecho a esta hipótesis.

En todo caso, esta intervención pone nuevamente el acento en el problema del cambio de proyecto que se evidencia entre el tomo primero y el resto de los libros publicados.

Para todos los interesados en entrar en los detalles de la discusion, recomendamos la reseña de Elden que mencionamos en nuestra nota anterior.

Foucault, Las Confesiones de la Carne, nota 2

Para aquellas que quieran emprender el estudio del volumen 4to de la Historia de la Sexualidad, no esta de mas recordar el problema del cambio de planes que ocurre entre la publicacion del primer volumen (1976) y el segundo y tercero (1983).

Estos son los dos planes:

Notas sobre Aveaux de la Chair

Gros anota en su introducción que del primer proyecto se ejecutaron, ademas del primer volúmen (La Volonte de Savoir) tambien algunas secciones aisladas, como por ejemplo la conferencia en del Collège de France del 19 de Febrero de 1975.  Otros aspectos tambien fueron desarrollados en conferencias. Tambien el 6to volumen podria corresponder a los cursos del CdF sobre los origenes de la biopolitica.  Gros tambien nota la existencia de otros textos, no explicitamente mencionados en ninguno de los dos programas.

Por razones de órden editorial y para respetar aparentemente los deseos de los derechohabientes al legado de Foucault, Gros se contenta con describir sin ofrecer interpretación ni sobre las razones ni sobre las consecuencias del cambio de programa.  Ese terea parece reservada para la recepcion futura del texto.